Pactar una renuncia a la pensión compensatoria ¿es suficiente?

Tras seis meses de firmar ante notario un pacto prematrimonial una pareja contrae matrimonio civil, ella es rusa y él español.

Los dos contrayentes ya habían obtenido, a su vez, el divorcio de relaciones anteriores.

Tras seis años casados, solicita la mujer del juzgado el divorcio, así como una pensión compensatoria.

El marido se opone a esto último  en base a un pacto prematrimonial que firmaron ambos ante notario, donde ella renunciaba a percibir cualquier tipo de indemnización o pensión compensatoria tras el divorcio, así como a pedir el uso de la vivienda propiedad privativa del marido.

El Juzgado estima en parte la demanda y concede la pensión compensatoria por un menor importe y a lo largo de solo dos años siguientes. Ello lo fundamenta en que la renuncia expresa fue nula, al carecer ella de autonomía económica en el momento de la firma así como en el de la separación, lo cual la situaba en una posición de desigualdad en relación con el marido.

Esta sentencia la recurre el marido ante la Audiencia Provincial. En esta instancia finalmente se desestima la petición de pensión por no tener derecho a ella. Ello lo basa en que ambos tienen una edad y experiencias previas al respecto, y cuentan además con una preparación adecuada, como abogado y personal de un Ministerio.

Eran por ello conscientes de lo que firmaban, siendo el negocio jurídico válido.

El pacto además es de contenido puramente económico, sometido por lo tanto al principio de autonomía de la voluntad y liberalidad consiguiente que sólo a ellos les afectaba, por no tener hijos en común.

Como no está conforme con esta última resolución judicial, la mujer recurre ante el Tribunal Supremo por considerar nulo el pacto por ser contrario a la ley.

En esta se realza la preparación de la mujer así como el entendimiento del idioma castellano y de los términos así como de la trascendencia del acta de manifestaciones que firmaba ante notario tan solo unos meses antes de casarse, de quien, añade, pudo haber obtenido las aclaraciones que tuviera por oportunas.

Como anotación final, decir que, en el caso que hemos reflejado en este artículo se ha valorado por los Tribunales una serie de circunstancias que han derivado en la consideración como válido del pacto prematrimonial.

Para cualquier otro caso en que ud. se encuentre, debemos hacer la aclaración de que habrá que estar a las circunstancias específicas de la pareja, personales y económicas así como también al momento y lugar de la firma, para poder valorar la validez del pacto que se firma.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, de 30 de mayo de 2018, nº 315/2018, rec. 1933/2017.

 

foto:unplash

Anuncios