Conceden la custodia compartida sin oír al Ministerio Fiscal

A una vivienda se le atribuye la condición de familiar cuando los miembros de una familia han convivido como tal en ella un tiempo.

Es precisamente esta naturaleza la que determinará que deban establecerse una serie de medidas sobre esa vivienda una vez producida la separación o divorcio de la pareja o del matrimonio, como es la atribución del uso y disfrute bien a uno o a ambos en función de a quién se haya atribuido a su vez  la guarda y  custodia de los hijos en común.

Puede ocurrir que tras producirse la ruptura de la pareja cada uno se traslade de domicilio. En este caso la vivienda deja de tener la naturaleza de familiar, pasando a ser dos en lugar de una.

Un Juzgado de Primera Instancia acordó atribuir la vivienda familiar a los hijos menores y al progenitor que en cada momento tenga en su compañía a aquellos tras conceder a ambos padres la custodia compartida, entre otras medidas.

La sentencia fue recurrida ante la Audiencia Provincial por la madre, en esta sentencia se resolvía en contra de la guarda y custodia compartida, por considerar que no concurrían los requisitos para poder concederla y que recoge el artículo 92 del Código Civil. En ella se establece una pensión de alimentos a abonar por el padre.

Recurre el padre ante el Tribunal Supremo, por lo que considera una vulneración del precepto citado y de la doctrina jurisprudencial referente a la custodia compartida como el sistema normal, que vela por el interés del menor.

Denuncia el progenitor que se rechaza compartir la custodia en base a la ausencia de informe del Ministerio Fiscal así como del equipo especializado que así lo aconseje, concurriendo además que el primero se solicitó en segunda instancia para, posteriormente, ser rechazado por la propia Audiencia.

El TS valora como ciertas estas alegaciones así como la vulneración de  la doctrina existente sobre la procedencia de compartir la custodia, así como que añade, es escasa la distancia entre las dos localidades de las nuevas residencias de los progenitores.

Como curiosidad, aprovecha el Magistrado para advertir como crítica “la enorme diferencia que se observa en el trato de los organismos públicos con los Juzgados de la periferia de Madrid, con los pueblos de la Comunidad de Madrid, y en concreto en temas de familia. En efecto, nos encontramos con un tema delicado, sensible, como es la concesión de la guarda y custodia de unos hijos y echamos de menos la intervención del Ministerio Fiscal, emitiendo informe preceptivo; y se echa en falta dictamen de especialista debidamente cualificados relativo a la idoneidad de este modo de ejercicio de custodia compartida”.

Señala también que “Por tanto, ninguna de las causas que sustentan la negativa a la custodia compartida, ofrece justificación suficiente, máxime cuando la propia Audiencia Provincial consideró innecesario el informe, cuando se le propuso la prueba”.

 Es por ello que estima el recurso de casación a favor de la a custodia compartida así como de la desafectación de la vivienda familiar.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Civil, 110/2017, de 17 de febrero de 2017, rec. nº 2930/2015.

Foto:unplash

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s