Comprada la casa de solteros ¿cómo repartimos las cuotas de hipoteca pagadas de casados?

Una pareja compra una vivienda unos meses antes de contraer matrimonio, con el porcentaje de participación de 23,25% para él y de 76,75% para ella, otorgando el mismo día préstamo hipotecario.

Tras decidir separarse, ella solicita formación de inventario para la liquidación de la sociedad de gananciales.

En relación al activo de la sociedad de gananciales el Juzgado de Primera Instancia acuerda incluir en su activo el 73,24% de la vivienda familiar.

A su vez, dentro del pasivo incluye una deuda de la sociedad de gananciales  por la cantidad abonada por concepto de IBI de la vivienda en un 73,24%. Porcentaje este que deduce en base a que constante matrimonio esta era la  proporción de las amortizaciones soportadas por el matrimonio  (77.034,80 €).

No conforme con la decisión del Juzgado presentará ella recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, la cual entendió que estando solteros, el haber comprado la casa como bien privativo conforme a porcentajes, con dinero propio y de los padres de ella en un 50% del préstamo hipotecario, y en otro 50% él, les lleva a una cotitularidad sobre la casa, de ahí que no encuadre en el artículo 1.354 del CC, ya que fue con dinero privativo con el que se paga en los porcentajes referidos al comienzo de la redacción.

La AP resuelve lo siguiente:

Excluir la vivienda del activo ganancial por ser privativa de los litigantes en el porcentaje establecido en la escritura pública de adquisición.

Incluir en el activo ganancial un crédito de la sociedad frente a cada uno de los esposos por las cuotas de préstamo hipotecario pagadas constante la sociedad, que eran a cargo de los prestatarios al 50%.

Incluir en el activo ganancial un crédito por las cantidades pagadas por la sociedad por los impuestos de IBI que gravan la vivienda, y que eran a cargo de cada uno de los esposos conforme a su porcentaje de participación privativo.

La cuantía abonada es, según la Audiencia Provincial, un crédito de la sociedad frente a cada uno de los esposos, si bien esto no afectará a la naturaleza de la vivienda, privativa conforme a la participación de cada uno.

Frente a la sentencia de la AP él presenta recurso de casación por interés casacional por oponerse a la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo, en base a los  artículos 477.2.3 º y 477.3 LEC.

Alega el recurrente una infracción de los artículos 1357, párrafo segundo, y 1.354 del CC ambos.

El recurrente valora la decisión de la AP desde la perspectiva que entiende erróneamente apreciada por esta sobre el precio abonado por la vivienda, que fue de 105.177,11 euros, y en relación con la cantidad abonada constante el matrimonio fue de 77.034,80 €, siendo así el porcentaje ganancial de la vivienda familiar es del 73,24%. A su vez argumenta que el activo ganancial que por tanto debe incluirse es el 73,24% de la vivienda familiar, de conformidad con la doctrina del TS.

En ella aplica el art. 1.357 párrafo 2º en relación con el art. 1.354, y se equipara el hecho de adquirir una vivienda con crédito hipotecario a comprarlo a plazos, aplicando así este último artículo, con confirmación íntegra de la sentencia dictada en la instancia.

En cuanto a porcentaje o cuota inicial de titularidad privativa de cada uno de los esposos será el mismo, pero no sobre el 100% de la vivienda, ya que el 73,24% pertenece a la sociedad ganancial, sino en el porcentaje de cuota restante. Como sentencias de contraste cita a las SSTS de 31 de octubre de 1989 , 7 de junio de 1996 , 18 de diciembre de 2000 y 16 de marzo de 2007 .

El TS  se refiere al art. 1.357.1 CC «los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aún cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial».

Pero en su párrafo segundo añade que «se exceptúan la vivienda y ajuar familiares, respecto de los cuales se aplicará el artículo 1354».

Este artículo preceptúa que «los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y el parte privativo, corresponderán por indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas».

“Se aprecia que cuando se compra la vivienda y el ajuar familiar antes del inicio de la sociedad de gananciales, por precio total o parcialmente aplazado, no se aplica la regla establecida en el párrafo 1 del art. 1.3577 CC, determinaría la privacidad de tales bienes, sino la norma general del artículo 1354, de suerte que aún cuando se hayan comprado antes de comenzar la sociedad de gananciales, corresponderán pro indiviso al cónyuge comprador y a la citada sociedad en proporción al valor de las aportaciones respectivas. (…)

Así se pronunció la Sala en sentencias de 23 de marzo de 1992 , 7 de junio 1996 , 9 de marzo 1998 , 3 de abril de 1998 y 18 de diciembre de 2000.

Centra el Alto Tribunal la cuestión fundamental del recurso en determinar si el pago, vigente la sociedad y con dinero de ésta, del préstamo hipotecario solicitado para abonar el precio de la compra-venta del inmueble, se equipara al pago aplazado del precio, cuestión resuelta por la misma Sala, a través de la sentencia de 31 de octubre 1989 (aplica el art. 1.346, y no los arts. 1.354 y 1.357.2 por no ser  una adquisición a plazos, ya que el precio se pagó al contado y después del matrimonio con dinero ganancial).

A su vez, la sentencia de 23 de marzo de 1992 , sentó doctrina, en cuanto a efectos y aplicación de los arts. 1.357 y 1354 CC ,  en ella valoran como “plenamente equiparables las amortizaciones de la hipoteca solicitada para el pago del precio y los pagos de una compraventa a plazos.

Cita  a la DGRN en su resolución de 24 de noviembre 2015.

Estima parcialmente el recurso de casación e incluye en el activo de la sociedad de gananciales la cuota que corresponda del total del precio, en proindiviso, por las cantidades pagadas del préstamo hipotecario, constante matrimonio, incluyendo así en el inventario, en función de la anterior decisión, los abonos relacionados con el pago del IBI de la citada vivienda

Concluye que “se ha de convenir que las cantidades del préstamo hipotecario abonadas constante matrimonio conllevan que se le atribuya a dicho bien, en esa parte, el carácter ganancial, perteneciendo en pro indiviso por esa cuota al activo de la sociedad de gananciales, lo que tendrá efecto a la hora de incluir en el inventario los abonos efectuados por el IBI de la vivienda”.


Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, Sentencia 465/2016 de 7 de julio de 2016, recurso nº 2267/2014.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s