Cómo afecta a la custodia compartida vivir en localidades distintas

Producida la ruptura de una pareja con hijos deberá establecerse la conveniencia de fijarse la custodia compartida entre ambos progenitores o bien que la exclusividad de su atribución a uno de ellos, el padre o la madre.

En casos como el que vemos hoy una pareja solicita el divorcio, tras irse la mujer a vivir a 50 kilómetros de la que era la vivienda habitual familiar.

En la demanda reclama la custodia compartida el padre, petición esta que desestima el Tribunal Supremo a pesar de la doctrina que prima en relación con la concesión de la custodia compartida a los progenitores siempre que las condiciones sean las óptimas para el interés del menor de edad.

El padre recurrirá en vía de casación ante el TS, el cual resuelve en contra de su petición, bajo las argumentaciones siguientes:

“El hecho de que esta sala se haya manifestado reiteradamente a favor de establecer el régimen de custodia compartida -por ser el más adecuado para el interés del menor- no implica que dicho interés determine siempre la constitución de tal régimen si se considera desfavorable. La propia parte recurrente afirma que se trata de «un concepto jurídico indeterminado, dejando el legislador en manos del poder jurisdiccional la difícil y responsable tarea de llenarlo de contenido, habiéndosenos dotado en los últimos años, con una enorme cercanía en el tiempo, de contenido práctico a ese principio mediante las resoluciones emanadas de la Sala Primera del Tribunal Supremo y que son las que consideramos han sido desconocidas por la sentencia recurrida.

La Audiencia sí ha tenido en cuenta el interés de la menor como criterio prevalente a la hora de resolver, si bien no lo ha hecho en la forma en que lo entiende la parte recurrente. Difícilmente puede justificarse en tal caso que estemos ante un supuesto que presente interés casacional por oposición a la doctrina jurisprudencial de esta sala, ya que tal doctrina impone la consideración de dicho interés, pero atendiendo al caso concreto. Resulta así que, aunque concurran varios de los requisitos que normalmente habrían de da lugar al establecimiento del régimen de custodia compartida, existe una circunstancia que lo desaconseja por suponer una alteración de la vida normal de la menor, sobre todo cuando ya alcanza edad escolar, ya que ambos progenitores residen en poblaciones que distan entre sí unos cincuenta kilómetros y ello supondría que en semanas alternas la menor habría de recorrer esa considerable distancia para desplazarse al colegio”.

Finalmente en el Fallo de la sentencia del Tribunal Supremo no se reconoce la guarda y custodia compartida sino en exclusiva a la madre.

FALLO

Por todo lo expuesto, en nombre del Rey, por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido

1.º- Desestimar el recurso de casación formulado por la representación procesal de don Jose Pedro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (sección 22.ª) de 11 de diciembre de 2015, dictada en Rollo de Apelación n.º 426/2015, dimanante de proceso matrimonial n.º 923/2013 del Juzgado de Primera Instancia n.º 5 de Valdemoro. 2.º- Confirmar la sentencia recurrida. 3.º- Condenar al recurrente al pago de las costas causadas por el presente recurso, con pérdida del depósito constituido.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Civil, nº 748/2016, de 21 de diciembre de 2016, recurso nº 409/2016.

 

Foto:unplash