Cumplidos seis años de edad del hijo ¿pierdo derecho a reclamar una pensión de alimentos?

Una de las obligaciones que los padres contraen al tener un hijo es la de alimentarle, durante la minoría de edad e incluso después en determinados casos.

El suministrarle los alimentos cuando la pareja convive compartiendo habitualmente los gastos derivados del cuidado del hijo se transforma en la estipulación de una cuantía concreta mensual a abonar en concepto de pensión de alimentos.

Esta pensión la suele abonar quien deja de vivir con el hijo tras producirse una separación de la pareja.

La cuantía se determinará en función de diversos factores como  son la capacidad económica de ambos progenitores o la edad del hijo.

Hoy veremos cómo resuelve una sentencia la reclamación de un progenitor al otro de una cuantía mensual a favor del hijo en común, nacido de una relación sentimental, como alimentos debidos y no abonados por el otro progenitor durante 78 meses.

Se calcula el tiempo transcurrido desde el nacimiento del hijo hasta la presentación de la demanda enel Juzgado, y asciende a más de 60.000 €.

Como antecedentes del presente pleito estaban, un reconocimiento de la paternidad mediante sentencia, así como un proceso de filiación en el que la progenitora no reclamó el pago de una pensión de alimentos para el hijo en común.

El Juzgado de Primera Instancia no estima el deber de reembolsar a la madre tal cantidad –artículo 1158 CC- por no haber previamente una obligación de pago del padre hasta la fecha en que se le reclama.

Además solo cabe reclamar el reembolso en aquellos supuestos donde es una tercera persona, en este caso distinta a los progenitores, el que ha pagado una obligación que le era ajena. No es este el caso de la progenitora, quien como tal, tenía la obligación propia de prestar alimentos al menor.

La Audiencia Provincial desestimó el recurso, acogiendo los dos razonamientos de la sentencia apelada:

“( …) con cita de la SAP de Girona de 22 de septiembre de 2010 ninguna norma reconoce al obligado que voluntariamente ha prestado alimentos el derecho de reintegro”.

Entiende el TS que la limitación temporal de la exigibilidad de los alimentos, obligación esta del padre y de la madre desde el nacimiento del hijo, aunque la filiación no esté entonces legalmente determinada ( art. 112.I CC ). 

La razón de proteger al deudor -artículo 148.I in fine CC- es evitar que pueda reclamarse al progenitor una cantidad tan elevada de dinero que pueda ponerse en peligro el principio de seguridad jurídica –art. 9.3 CE-.

Pensemos en que pueda reclamarse una cuantía equivalente a cinco años de pensiones -art. 1966.1ª CC-, a quien podía desconocer o dudar de ser deudor de alimentos y de su cuantía.

Por otro lado, se considera por el TS al desestimar el recurso que, nada  impidió a la progenitora custodia interponer una demanda en cuanto nació la obligación.

Se refiere por último a la doctrina que critica al legislador por no haber llevado la «retroactividad» de los alimentos a la fecha de su reclamación extrajudicial y, por no haber tenido en cuenta si el motivo del retraso en la reclamación es imputable o no al propio deudor de los alimentos.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, nº 574/2016, de 30 de septiembre, recurso  nº 2389/2014.

Sentencias relacionadas delTribunal Supremo :

-SSTS de 26 de octubre de 2011 y 30 de octubre de 2012 .

-Sentencias de 5 de octubre de 1993 , 3 de octubre de 2008, y doctrina declarada en Sentencia de 14 de junio de 2011.

-Pleno del Tribunal Constitucional 301/2014, de 16 diciembre. El inciso último del art. 148 del Código Civil lo que regula es el momento en que la obligación resulta exigible cuando hay un litigio entre los obligados a prestar alimentos y el alimentado.

– Pleno del TS, sentencia ,º 573/2016, de 29 de septiembre, rec. nº 3326/2015.

-Sentencia nº 742/2013, de 27 de noviembre:

«La valoración del presente caso debe partir de la diferente naturaleza existente entre la obligación de alimentos entre parientes y la obligación de alimentos a los hijos manifestada claramente, entre otros extremos, en el distinto fundamento que las informa, el valor referencial del principio de solidaridad familiar, por una parte, frente a un contenido básico derivado directamente de la relación de filiación (39.3 CE y 110 y 111 de Código Civil), la diferente finalidad y contenido de las mismas, el sustento básico para salvaguardar la vida del alimentista, por una parte, frente a una asistencia mucho más amplia que se extiende, estén o no estén en una situación de necesidad, a los gastos que ocasione el desarrollo de la personalidad de menor (10 CE y 154.2 del Código Civil)”.

Artículos relacionados:

Alimentos que pagué por error ¿desde cuándo puedo reclamar su devolución?.  Ver artículo

Foto:unplash