Suspendida la custodia de los padres ¿a cargo de quién se queda el menor?

Existen varias vías para cubrir la desatención que puede padecer un menor de edad, o bien que pudiera hacerse cargo de él la Comunidad Autónoma a través de sus Organismos de acogidad, o bien la que vemos hoy, vía que se debe iniciar a través del juzgado,  solicitando que el menor quede a cargo de un familiar.

En este caso la menor estaba en situación de desprotección, situación que pudo verse agravada por la separación de sus padres.

Los padres pierden la custodia de la niña, y para recuperarla la madre acude a los Juzgados, siendo esta denegada por considerar que ha descuidado las obligaciones respecto a su hija, entre otros la madre llegó a acudir a familias diferentes para que se hicieran cargo de la niña, llegando a solicitarse su internamiento por el Organismo de protección de menores.

Es en este momento cuando entran en acción los abuelos de la niña, y van a pedir en un primer momento en vía de jurisdicción voluntaria la atribución de la guarda de aquella, a lo que el Juzgado accedió, para posteriormente acudir al procedimiento contencioso-declarativo ordinario de menor cuantía- que pasamos a comentar.

La madre pierde la custodia de la niña tras  dictar sentencia el Juzgado de Primera Instancia,  en los siguientes términos:

“1º Se acuerde la suspensión de la patria potestad de los padres, concediéndola a los abuelos maternos.

– 2º Subsidiariamente acordar que la guarda y custodia corresponda a dichos abuelos maternos.

– En ambos casos durante el tiempo que el Juzgado estime necesario hasta que la madre acredite la posibilidad de asumir plenamente sus obligaciones”.

La madre acude entonces al Tribunal Supremo en vía de recurso de casación, alegando el artículo 1692.3 de la L.E.C., por lo que entiende, contrariar el artículo 359 de la misma ley por no haberse acreditado que los padres incumplen los deberes inherentes a la patria potestad.

El TS desestima el recurso presentado y en base a doctrina jurisprudencial, apunta que “es claro que lo que se ha concedido a los abuelos actores, por el Juez en uso de las facultades concedidas en el artículo 158 del Código civil, son las medidas de carácter temporal de guarda y custodia, en atención a las circunstancia de inestabilidad por la que pasa la madre de la menor tal y como se ha expuesto en los dos primeros fundamentos de derechos de esta resolución y en la sentencia no se ha dado lugar a la suspensión de la patria potestad de la madre, que la conserva salvo en la guarda y custodia de la misma que se la ha encomendado a los abuelos actores con el contenido señalado en el párrafo segundo del fundamento segundo de esta sentencia según se deduce del contenido de la sentencia recurrida, por lo que no hay infracción del art.170 en cuanto la sentencia recurrida siguiendo la tesis de la parte ahora recurrente no da lugar a la suspensión ni menos a la extinción de la patria potestad, ahora bien en atención a lo expuesto en la sentencia recurrida habida cuenta de que las facultades derivadas de la patria potestad han de ejercerse de forma ininterrumpida, a la imposibilidad de que la madre ejerza adecuadamente los deberes de la custodia y guarda ordinaria de la hija, y a los informes de los psicólogos, el Juez de acuerdo a la facultades concedidas en el art. 158, atribuye su ejercicio a los abuelos maternos de la recurrente, que son a su vez los padres de la demandada Araceli , quien conserva la patria potestad”.

 

FALLAMOS

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de casación promovido por la Procuradora Dª G…. en nombre y representación de Dª Araceli promovido contra la sentencia dictada el quince de enero de mil novecientos noventa y seis por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, en rollo de apelación número 744 de 1995, imponiendo las costas del recurso a la parte apelante.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, 308/2001, nº recurso 972/1996.

Sentencias relacionadas:

El Tribunal Supremo reconoce el derecho de la abuela a visitar a sus dos nietas, aún contando con la oposición de su hija y yerno, tras valorar los informes técnicos favorables. Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de septiembre de 2016, rec. nº 2889/2015.

Foto:unplash