La Administración de tutela ¿puede suspender las visitas de los verdaderos padres?

El acogimiento o adopción de un menor de edad por parte de una entidad pública puede producirse en situaciones de desprotección del propio menor, a pesar incluso de la oposición de los padres biológicos.

Se abrirá un procedimiento por la Administración ante el Juzgado de Primera Instancia donde los padres tienen legitimación para oponerse si no están conformes con la adopción.

En el caso que vemos hoy, es la Delegada Provincial de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía quien  presenta una demanda de juicio verbal sobre suspensión del régimen de visitas de la menor contra sus padres biológicos, solicitando acordar suspender todo régimen de visitas, comunicaciones y estancias de la menor con sus padres biológicos.

Se trata de un expediente de jurisdicción voluntaria, donde se da audiencia a los padres, en este caso comparece solo la madre, y formula en forma oposición, convocándose a las partes para el acto de juicio.

La demanda fue estimada por el Juzgado de Primera Instancia, habiendo valorado el juzgador cuantos informes, notas derivados de los incidentes y motivos considerados por la Administración de los que resulta una situación grave para la estabilidad de la menor que justifica la suspensión propuesta del régimen de relaciones familiares y visitas de la menor con su madre biológica.

La Audiencia Provincial, estima el recurso de apelación presentado por la madre biológica frente a la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, revocando aquella. Funda su resolución en que no entra dentro de las facultades de la Administración el suspender el régimen de visitas de los progenitores a un menor desamparado, “debiéndose haber acudido al Juez, bien directamente o por medio del Ministerio Fiscal, que ejerce la vigilancia de la tutela conforme al art. 232 del código civil “.

El Tribunal Supremo finalmente mantiene la suspensión del régimen de visitas y comunicaciones del menor con sus padres biológicos:

“La medida de impedir la relación de la niña con su madre biológica es una medida importante en cuanto le priva del derecho que tiene a relacionarse con su familia y solo se podrá acordar para limitarla o suspenderla en casos muy excepcionales y mediante una resolución judicial fundada, lo que ocurre en este caso, en el que la medida se adopta para garantizar la protección e integridad física y psicológica de la menor, a partir de un análisis detallado de todos pruebas que se han practicado, en beneficio e interés de la menor”.

 Se fija como doctrina jurisprudencial que: “La Entidad Pública está legitimada para decidir sobre la suspensión del régimen de visitas y comunicaciones de los menores bajo su tutela por ministerio legal y en acogimiento residencial respecto de sus padres biológicos, a fin de garantizar el buen fin de la medida de protección acordada, sin perjuicio de la función supervisora del Ministerio Fiscal y del preceptivo control judicial de la resolución administrativa adoptada, a quienes se dará cuenta inmediata de la medida adoptada”.

Es la sentencia 321/2015, del Tribunal Supremo, Sala Civil, de 18 de junio de 2015,  recurso 722/2014.

Foto:unplash