El pago del IBI tras la venta del inmueble ¿cómo se distribuye si no se pacta nada?

Tras vender un bien inmueble nace la obligación de pago de una serie de tributos, entre ellos el denominado IBI -impuesto sobre bienes inmuebles-.

En el caso que vemos hoy en el mes de marzo de 2009 se venden 155 plazas de garaje,teniendo que abonar el IBI correspondiente a ese ejercicio el vendedor tras reclamárselo Hacienda.

El vendedor acude al Juzgado para reclamar la cuantía del impuesto de bienes inmuebles del año 2009, en el que se procedió a la venta de los inmuebles, en cuanto a la cantidad resultante del prorrateo de la cuota tributaria correspondiente al periodo impositivo del año 2009.

El juzgado de primera instancia considera procedente el prorrateo de la cuantía correspondiente al IBI de ese año y por ello condena al comprador a su abono, de conformidad con el artículo 63.2 de la LHL, que permite repercutir la carga tributaria, sin necesidad de acuerdo expreso, por lo que el impuesto deber soportarlo el dueño que lo sea en cada momento y por el tiempo que lo sea, salvo pacto en contrario. Afirma también que en el momento del devengo tiene consecuencias tributarias pero no pueden generar efectos en el orden jurídico privado.

En cualquier caso, tras acudir al contrato de compraventa celebrado entre las partes, veremos si concurren en ese caso ciertas peculiaridades a aplicar al negocio jurídico y que pueden diferir de lo dispuesto en la propia ley.

En el caso que vemos hoy, el contrato estipulaba que “Serán de cuenta de la parte vendedora todos los arbitrios, tasas, Impuestos, y cualesquiera otros que se deriven de la propiedad, conservación y mantenimiento de las fincas hasta el día de hoy”. Si bien por otro lado, la Ley de Haciendas Locales (LHL) de 5 de marzo de 2004 recoge  el siguiente Hecho imponible-determinante del nacimiento de la obligación de tributar para el contribuyente- y también señala este cuáles son los supuestos de no sujeción.

En cuanto al comprador, considera que no debe abonar en proporción del tiempo de su titularidad dominical  en el año impositivo. Con esta postura está de acuerdo la Audiencia Provincial, frente a la que presentan recurso de apelación los vendedores, por considerar improcedente tener que pagar el prorrateo, todo ello en base al artículo 75.3 del texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales y los artículo 61 y 63 del mismo, señalando en su sentencia a los vendedores como únicos obligados al pago íntegro de la cuota tributaria del IBI del periodo impositivo del año 2009.

Los vendedores, que ven desestimada su demanda acuden al Tribunal Supremo en vía de recurso de casación, con un único motivo, como es la existencia de jurisprudencia contradictoria entre la Audiencias Provinciales en esta materia, las cuales aplican de forma diferente el artículo 63 del Real Decreto Legislativo 2/2004 de 5 de marzo , por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, en relación con el artículo 61.1 y 75.2 del mismo. Citan las sentencias de la Audiencia Provincial de Asturias (sección 5.ª) de 12 de septiembre de 2001 y Audiencia Provincial de Madrid (sección 11.ª) y Audiencia Provincial de Valladolid (sección 1.ª) de 10 de noviembre de 2006 , en el mismo sentido que la sentencia ahora objeto de recurso.

En sentido contrario cita las sentencias de la Audiencia Provincial de Jaén (sección 1.ª) de 22 de septiembre de 2000 y 9 de junio de 2000 , Audiencia Provincial de las Palmas de 23 de diciembre de 2003 , Audiencia Provincial de Madrid (sección 14.ª) de 6 de noviembre de 2007.

El TS, a la vista de la normativa invocada deduce que el hecho imponible del IBI, en este caso, es la propiedad (art. 61 LHL), sujeto pasivo es el propietario que lo sea al momento del devengo (art. 63), el devengo coincide con el primer día del año natural (art. 75).

Dando por no discutido lo estipulado en el contrato de compra-venta y que las partes no pactaron expresamente la repercusión del IBI y, “pese a no existir pacto de repercusión, entiende el recurrente y algunas de las sentencias invocadas que puede repercutirse el IBI, salvo pacto, en contra”, la Sala Civil del TS entiende que:

“1.- El tenor de la normativa fiscal referida es claro en cuanto al sujeto pasivo del impuesto y esto nadie lo discute, por lo que el abono del mismo corresponde en este caso a los demandantes, que fueron también vendedores y titulares a 1 de enero de 2009 (año de la venta).
2.- No se pactó expresamente la repercusión del impuesto.
3.- La venta se efectuó libre de cargas y gravámenes.
4.- Cuando el art. 63.2 LHL establece que «Lo dispuesto en el apartado anterior será de aplicación sin perjuicio de la facultad del sujeto pasivo de repercutir la carga tributaria soportada conforme a las normas de derecho común», debe entenderse que el sujeto pasivo del impuesto, en este caso la vendedora, puede repercutirlo, sin necesidad de pacto.

El tenor del art. 63.2 LHL advierte de la posibilidad de repercusión, sin sujetarlo a pacto que lo permita, limitándose el precepto a establecer que el reparto del importe del impuesto se hará conforme a las normas de derecho común, que no son otras, en este caso, que las de la compraventa ( art. 1445 y siguientes del C. Civil ), en virtud de las cuales la compradora debe considerarse propietaria desde el momento de la entrega el 16 de marzo de 2009 ( art. 609 del C. Civil ).
Sin perjuicio de ello, las partes podrán pactar la imposibilidad de la repercusión.

Por ello la regla general, en caso de ausencia de pacto en contrario, será que el vendedor que abone el IBI podrá repercutirlo sobre el comprador, en proporción al tiempo en que cada una de las partes haya ostentado la titularidad dominical y por el tiempo que lo sea.
Estimado el motivo de casación y asumiendo la instancia, debemos ratificar en todos sus términos el  fallo de la sentencia del juzgado de primera instancia”.

Finalmente, el Fallo de la sentencia del Tribunal Supremo es el siguiente:

FALLO
Por todo lo expuesto, en nombre del Rey, por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido
1.º- Estimar el recurso de casación interpuesto por Valdeobispo y Sierra del Almaraz S.L. y Gabinete Jurídico y Administrativo S.L. contra sentencia de 25 de junio de 2014 de la Sección Vigesimoquinta  de la Audiencia Provincial de Madrid .

2.º- Casar la sentencia recurrida y asumiendo la instancia ratificamos el fallo de la sentencia de 31 de mayo de 2013 del Juzgado de Primera Instancia núm. 18 de Madrid .

3.º- Se declara como doctrina jurisprudencial que el art. 63.2 de la Ley de Haciendas Locales se ha de interpretar de forma que, en caso de ausencia de pacto en contrario, el vendedor que abone el IBI podrá repercutirlo sobre el comprador, en proporción al tiempo en que cada una de las partes haya ostentado la titularidad dominical y por el tiempo que lo sea.

 4.º- Se acuerda la devolución del depósito para recurrir.

5.º- No procede imposición en las costas de la casación.

6.º- Se imponen a la demandada las costas de la primera instancia y las costas de la apelación.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, Sala Civil,  409/2016, número de recurso 2110/2014.

Normativa relacionada.-

Ley de Haciendas Locales (LHL) de 5 de marzo de 2004.

Artículo 61.

1. Constituye el hecho imponible del impuesto la titularidad de los siguientes derechos sobre los bienes inmuebles rústicos y urbanos y sobre los inmuebles de características especiales:

a) De una concesión administrativa sobre los propios inmuebles o sobre los servicios públicos a que se hallen afectos.
b) De un derecho real de superficie.
c) De un derecho real de usufructo.
d) Del derecho de propiedad”.

“Artículo 63.
1. Son sujetos pasivos, a título de contribuyentes, las personas naturales y jurídicas y las entidades a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria , que ostenten la titularidad del derecho que, en cada caso, sea constitutivo del hecho imponible de este impuesto…
2. Lo dispuesto en el apartado anterior será de aplicación sin perjuicio de la facultad del sujeto pasivo de repercutir la carga tributaria soportada conforme a las normas de derecho común”.

“Artículo 75.
1. El impuesto se devengará el primer día del período impositivo.
2. El período impositivo coincide con el año natural”.