Quién de los dos se queda con la vivienda cuando no hay hijos

La atribución del uso de la vivienda que compartía un matrimonio es habitualmente objeto de controversia, si bien la ley es clara en cuanto a quién debe asignarse esta cuando el matrimonio además no tuvo hijos comunes.

En primer lugar se rige por la titularidad de la vivienda, en el caso concreto que tratamos hoy, ostenta la titularidad del arrendamiento el esposo, y en base tanto a la ausencia de hijos comunes, así como a quién ostenta dicha titularidad, se aplicará el artículo 96.3 del Código Civil.

Una vez se dan ambas circunstancias el Tribunal Supremo va a entrar a valorar otra  titularidad, la del interés más digno de protección en la atribución del uso de la vivienda.

Si bien en un primer momento el Juzgado de Primera Instancia concede el uso de la vivienda a la esposa, concediéndola una pensión compensatoria, será la Audiencia Provincial la que varíe la valoración en torno al interés más digno de protección, y ello en base a la prueba del interrogatorio de la demandante, quien declara estar al cuidado de su madre y hermana, siendo a su vez cuidadora, conforme la ley de la dependencia, de esta última, e invertir para ello las 24 horas  del día.

Esto hace que también el TS dude de la necesidad de la esposa de tal vivienda, considerando que poco uso de ella puede por tanto hacer la mujer, confirmando la sentencia de la AP, por vía del recurso de infracción procesal y de casación.

Argumenta su decisión con que “no basta con tener mejor capacidad económica que el otro para solicitar la atribución del uso de la vivienda, sino que deber acreditar que, realmente, necesita seguir usándola como residencia, aunque sea temporalmente, así como que su necesidad es mayor que la del otro consorte”.

Tampoco limita tal atribución en el tiempo por estar esta justificada solo en caso de no ser el titular de la vivienda, lo que no concurre aquí.

El TS desestima los dos recursos presentados por la esposa con la imposición además de una condena en costas.

Es la sentencia 174/2015, del Tribunal Supremo, Sala Primera, de 25 de marzo de 2015, recurso número 2446/2013.

Sentencias relacionadas:

El Tribunal Supremo asigna la vivienda familiar, propiedad de uno de ellos, a la menor y al otro cónyuge, por un período de dos años computables desde la fecha de la sentencia de casación, conforme al artículo 96.3 CC, aplicado analógicamente.

Es la sentencia de 21 de julio de 2016. Recurso nº 2187/2015.