Los desplazamientos de los padres para cumplir con el régimen de visitas ¿cómo se dividen?

Las cargas que debe soportar uno o ambos progenitores para recoger y dejar al hijo en la vivienda del otro progenitor custodio es uno de los efectos que puede tener la separación de una pareja. En especial esto sucederá y se verá aumentada la carga económica cuando uno de los dos viva o se traslade a una residencia en una localidad, ciudad ó País distinto al del progenitor al que se concede la guarda y custodia del hijo/s comunes.

El padre del niño no custodio recurre la Sentencia de la Audiencia Provincial, dictada en vía de Apelación. En esta sentencia se modifica lo estipulado ya por el Juzgado de Primera Instancia en cuanto a la división de la carga de recogida y entrega del hijo en común, en ella se impone en exclusiva al padre la carga tanto de recoger como de entregar al niño en la casa de la madre.

Finalmente el Tribunal Supremo casa parcialmente la sentencia recurrida, en el sentido de que deberá el padre recoger al hijo en el domicilio materno, sin embargo será la madre la que deberá ir a recogerle al domicilio paterno cuando concluya el régimen de visitas o estancia.

Debido a la contradicción surgida en sendas sentencias de las Audiencias Provinciales de Murcia, Barcelona, y Albacete, por cuanto que las dos primeras provincias imponían al progenitor no custodio la totalidad de las cargas derivadas de los desplazamientos, mientras que la última provincia establecía el reparto de las cargas tanto económicas como personales derivadas de los desplazamientos necesarios para ejercer el régimen de visitas sobre el hijo menor, en atención a las circunstancias de los progenitores, concluye la Sala Primera del TS fijando la doctrina jurisprudencial para determinar quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores.

Finalmente, serán los criterios a tener en cuenta en la distribución de la carga en los desplazamientos, en primer lugar, el TS se refiere al “deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor” y, sólo en  defecto de acuerdo deberá estarse a lo siguiente:

a) Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita, y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.

b) Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables.

Es la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Civil, nº 289/2014, de 26 de mayo.

 

Sentencias relacionadas:

Padre que tiene que desplazarse de Granada a Madrid para visitar al hijo. Se tendrá en cuenta este gasto no obstante, para cuantificar la pensión de alimentos. Ver la sentencia del Tribunal Supremo de 27 de septiembre de 2016, rec. nº 3703/2015.

 

 

Foto:unplash